Misandria

Estoy en mi cama, en mis sábanas, en mi mundo. Es de noche. Me acaricio, me mimo, evado mi cabeza. Me invento un mundo donde sólo haya mujeres libres. En el campo, en la montaña, en el río. En Luriezo, como Carmen me prometió. En mi pueblo, donde quedan todavía plantas de la época jurásica. En el sur de los Pirineos franceses, donde hay fuentes de agua caliente.  Y lavandas. Cualquier sitio sería bueno para mi comuna, mi comuna no-mixta imaginaria.

De repente, vuelvo a la realidad. Marsella, nueve de la noche. Oigo gritos en la calle, me asomo. Mi calle está oscura porque ni siquiera hay farolas. Dos chavales se están pegando con sillas plegables de madera y sin camiseta « Hóoooooo viens là putain de sale pédé! ». El uno le estampa la silla en la cabeza al otro.

Me dice uno de los amigotes de uno de los que participantes en la pelea, con la mayor de las cortesías posibles -Excuse moi cousine, tu as pas un couteau s’il te plait? S’il te plait…!!! (disculpa tía, tienes por ahí una navaja porfa? porfa…)

Le miro, y descubro (él no se ha dado cuenta de quién soy, pues estoy con el pañuelo) que es uno de los chavales que el otro día, con sus amigotes, me llamó « petasse » cuando pasé por su lado. Supongo que porque ese día me había hecho la raya en el ojo, llevaba los labios pintados, y un tupé.

 

Lo reconozco. Soy misándrica.

Por cada día que pasa lo soy más. En el barrio en el que vivo, es inevitable terminar siéndolo, pero lo peor es que no lo puedo decir.

Porque claro, divido a la clase obrera. Y al lumpenproletariado. Y a la causa antirracista.

Porque claro,  yo en tanto que ‘blanquita’ estoy en situación privilegiada frente a un pobre chaval (con los mismos recursos económicos que yo, e igual de mestizo que yo, porque en Marsella ¿quién no es pobre y mestizo?), que (¡¡pobrecito!!) debido a la opresión de clase y raza, pues si se aburre se pone a acosar a las mujeres que pasan a las 20h por la Canebière. O pintan los teléfonos de sus ex (les ‘grosses folles’) en los cristales de los autobuses. O es que, pobrecitos, por la opresión de clase (¡¡pobrecitos!!) son capaces de rodearte entre siete para violarte en una calle sin luces como la mía.

Dirán lo que quieran respecto a que el 75% de las violaciones se producen en el ambiente cercano a la víctima, y doy fe de que este porcentaje es cierto. Pero aquí en Francia he vuelto a tener que entrar a mi casa a la hora de las gallinas para que los hombres no me sigan, no volver a ponerme vestido, o incluso tener que cuidarme ¡de que la sudadera me tape el culo!

Es demencial, lo sé.

Ahora entiendo a las compañeras y hermanas anarcofeministas, cuando dicen que el feminismo de clase no es suficiente. Que toda la clase explotada económicamente, no podrá unirse jamás en su totalidad ¿por qué?

Porque a mí (y a ti, y a ella, y a la de más allá) el obrero me ha mandado callar.

El obrero me ha llamado ‘bollera de mierda’.

El obrero me ha llamado ‘puta’ y ‘zorra’ por no querer follar o quedar con él una noche.

El obrero, y los obreros, violaron a mi mejor amiga un día en la Casa de Campo.

El obrero sólo me ve como un trofeo o un lugar donde meter la polla, no como una compañera.

El obrero para desahogarse, en vez de tirarle una piedra al escaparate de un banco o de quemar un cajero, prefiere violar y molestar a las chicas de SU clase en el último metro de la noche.

El obrero ignora mis tesis, y me ignorará si no estoy emparejada con algún hombre del grupo.

El obrero, en resumen, no quiere luchar por LAS obreras.

 

¿Quién busca la unión de clase donde hombres y mujeres sean iguales? Nadie, porque ya la frase en sí es una contradicción, el hombre (en género) explota, y la mujer (en género) es explotada, no hay más. El feminismo de clase (o ‘popular’, o ‘antimperialista’,  llámalo como quieras) en grupos mixtos, se traduce en « el hombre hará la revolución, y tú serás el ‘reposo del guerrero' » o incluso en « vosotras nos ayudaréis un poquito a conseguir nuestros objetivos, y luego ya después os pegamos el puntapié »

¿Quién me garantiza que no puede haber hombres (en género) en X organización antifascista/proletaria mixta que fuercen a sus novias a tener sexo? ¿Quién me garantiza que no puede haber hombres en X organización antifascista/proletaria  mixta que vayan a reíse de una persona trans? ¿Quién me garantiza que no puede  haber hombres en X organización antifascista mixta que se rían de un camarada si decide salir del armario? ¿Quién me garantiza la inexistencia de comentarios del tipo « lo que le pasa a ésa es que necesita una buena polla »? …¿Quién…? ¿Dios, que se supone que está en todas partes? ¿Las cámaras de videovigilancia, que también están en todas partes? Porque yo de todo no me puedo enterar, ni todo lo puedo ver con mis ojos, ni tampoco puedo fiarme siempre si una chica me dice « Fulanito está un poco agobiado, a veces la paga conmigo, pero ya se le pasará, es muy buen chico »

 

Por decir estas cosas qué soy… ¿interclasista? ¿Interclasista yo, cuando la gran mayoría de revoluciones que admiráis han estado compuestas casi siempre por numerosos miembros de la pequeña burguesía? (y es paradójico, pero el único ejemplo que conozco de militante de origen humilde, es Iósif Stalin, pero bueno xD)

¿Antihombres yo, o no será quizás, que todas las revoluciones hasta ahora (socialistas estatistas, libertarias, consejistas, autogestionarias, etc) han sido anti-mujeres?

De la misma manera que la burguesía no va a renunciar a sus privilegios pactando con el proletariado  de manera pacífica (eso los sindicatos mayoritarios e IU-FrontdeGauche lo saben muy bien) , los hombres (proletarios o burgueses) no dejarán de violarnos, matarnos y acosarnos si pactamos con ellos de manera pacífica.

 

Los machirulos son la Quinta Columna del antifascismo.

 

 

La Guerra está declarada.

 

 

 

Publicités

Publié le 8 mai 2014, dans Non classé. Bookmarquez ce permalien. 1 Commentaire.

  1. Me encanta tu blog, estoy de acuerdo contigo en todo. Vivo en madrid y cuando voy sola por la calle tengo que hacer lo mismo de no llegar vestidos y evitar que se me note el culo, porque es asqueroso darte cuenta de como te desnudan con la mirada los hombres. En mi trabajo tengo que aguantar a uno de esos machistas, mi jefe, cada vez que abre la boca me dan ganas de pegarle un tiro. Bueno ya sabes de lo que hablo. Te deseo que todo te vaya bien, estoy contigo, siempre pienso que este mundo seria mejor sin hombres y eso que soy hetero.
    Un saludo y besos.

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

%d blogueurs aiment cette page :