¡Solidaridad con nuestra camarada francesa Lucie, violada por un fascista!

“Zorra izquierdista, puta antifa”

Es lo que dijo un militante fascista a nuestra camarada Lucie, mientras la violaba, el 9 de agosto de 2013, en la calle, cuando ella volvía de una fiesta. Para proteger a nuestra camarada, protegeremos su anonimato. No daremos más precisiones, ni nombre, ni municipio, y os pedimos que respetéis esta elección necesaria.

Ha sido claramente un ataque dirigido a una militante antifascista, cuyo objetivo era romper el desarrollo de una actividad antifascista en su ciudad, rompiéndola a ella. Lo cual ha sido un doble fracaso. Ha sido también un mensaje dirigido a la conjunto de los y las militantes antifascistas del Estado francés. Ella ha escogido denunciar el crimen del que ha sido víctima y esta elección es otra prueba de su valentía ejemplar que aplaudimos. Nuestra camarada sufre de secuelas físicas de por vida.

Una violación es un crimen. Una violación cometida por un fascista, por razones políticas es un crimen fascista y machista. Reafirmamos nuestra solidaridad con las víctimas de violencias y crímenes fascistas en el resto del mundo, crímenes de los cuales el Estado francés es cómplice y solidario. El ejército es especialista en exportar metodología contra-insurreccional, el Estado francés jamás ha tenido reparos en usar los crímenes de masas, sobre todo contra las mujeres, para mantener bajo el yugo imperialista a las poblaciones de los países que controla. Nos reafirmamos en nuestra solidaridad con las víctimas de la represión fascista en el Estado francés y sus camaradas, represión fascista que en 2013 fue hasta el asesinato. No nos avergüenza. La vergüenza sirve para hacernos callar. Ninguna superviviente, ningún superviviente, puede ser considerado responsable de la barbarie del sistema capitalista y patriarcal. Es esta sociedad la que da vergüenza. Queremos dar un mensaje de solidaridad a todas las víctimas de agresiones machistas, nos negamos a considerar como mancilladas o degradadas a las personas supervivientes de violencias sexuales. Son camaradas como las que más, combatientes; los mancillados y degradados son los agresores.

Más de un año para denunciar un crimen fascista…

Nos habrá hecho falta más de un año para hacer público este crimen fascista. El cuerpo de nuestra camarada no es un campo de combate. Nos parecía esencial que ella estuviese a salvo material y moralmente y ha sido nuestra prioridad. Para protegerla tuvimos que luchar contra actitudes y comentarios reaccionarios que fueron expresados en nuestro entorno político y contra los efectos desmoralizadores que los fascistas habían previsto que tendría este ataque.

Nuestra organización no trata de engañarse acerca de la democracia burguesa. La represión fascista y policial es un riesgo que asumimos, que ya hemos tenido que afrontar. Cada episodio represivo que hemos vivido ha reforzado nuestra capacidad de resistencia, nuestra determinación. Nuestra camarada es un ejemplo de resistencia, de supervivencia, que debe ser saludado por todos y todas.

Estamos cada vez más determinades a acabar con el sistema capitalista, cuya completa corrupción y pudrimiento tiene como síntoma las violencias fascistas. Tenemos cada vez más la voluntad de romper las cadenas de la opresión machista. Esperamos que los hechos que exponemos refuercen la rabia de vencer y las ganas de luchar en vosotres igualmente. Nuestra insumisión a la dirección burguesa de los movimientos de masas y a las órdenes de las préfectures (jefaturas de policía) son nuestras mejores cualidades y deseamos ser cada vez más un veneno para ellos.

Valorizar el compromiso de las mujeres en el antifascismo Ideología fascista y machista van a la par. Tradicionalmente, cuando atacan a mujeres militantes, los fascistas se dirigen ante todo a los hombres de nuestras organizaciones y de nuestros entornos. Amenazar de violación, agredir sexualmente o violar a una militante o a la pareja de un militante, es mandar un mensaje a los antifascistas, decir, como lo escribe Virginie Despentes, “me follo a tu piba por la fuerza”. Es su propiedad la que buscan degradar, para de paso privar a los camaradas de un espacio de repliegue y seguridad, minar su moral. Es una violación de guerra.

Enseñemos a este fascista, enseñemos a todos los que, sean fascistas, policías, agresores, piensan que pueden hacer lo que quieran de las mujeres, que no son propiedad de nadie, sino combatientes. Enseñémosles cuanto su solidaridad, en mixidad o no-mixidad, las hace peligrosas.

Las agresiones contra las mujeres con velo, arrancándoselo, por parte de policías o de fascistas, son actos sexistas y racistas. Arrancarle a una mujer el velo, es un atentado a su pudor, muchas veces seguido de violencias físicas incluso sexuales. El Estado y los sucesivos gobiernos lo hacen todo para excluir a las mujeres con velo del espacio público, mediante la ley y mediante encarnizada propaganda alientan el desprecio y las violencias. Atacarse a las mujeres no blancas y a las parejas mixtas es reducir a las mujeres a un instrumento de reproducción. En el imaginario de los reaccionarios, es a través del vientre de las mujeres que se lleva a cabo “el gran reemplazo” que busca “mestizar la raza blanca”.

Valorizar el compromiso antifascista de las mujeres es no sólo hacerles un sitio en las organizaciones antifascistas, sino también llevar la lucha contra el racismo y la islamofobia, llevar una práctica y un discurso, unas directrices, decididamente orientadas hacia las clases más populares.

Mirar a la barbarie de la sociedad capitalista a la cara y juntar filas

Lo que nuestra camarada ha sufrido nos ha obligado a mirar a los ojos la barbarie del sistema capitalista. No podríamos pretendernos revolucionarias y revolucionarios si rechazásemos afrontar las terribles violencias que éste engendra, porque cerrar los ojos ante las realidades más horribles sería privarse de luchar también contra estas violencias.

En esta sociedad que deja solos a los individuos, sacudidas y sacudidos por el sistema capitalista, frente al desgaste y a los sucesos traumáticos, nos hace falta para enfrentarlos reconstruir solidaridad y espíritu colectivo. Cada camarada de lucha, cada proletaria, cada proletario, puede aportar en la lucha por la revolución, puede ayudarnos a construir una sociedad liberada de la explotación y las opresiones. No se construye la revolución ni el socialismo pisoteando a los y las camaradas.

La lucha contra la influencia del machismo en nuestras organizaciones y ambientes

No nos sentimos les más indicades para dar lecciones a quien sea en lo que concierne a la lucha contra el sexismo. Los retrasos de nuestra capacidad para expresarnos públicamente son consecuencia tanto de hechos externos a nuestra organización como de una realidad interna bastante menos avanzada que la que orgullosamente arbolamos.

La sociedad patriarcal se resquebraja por todas partes. Pero nuestra cultura y códigos relacionales están impregnados de actos sexistas. Lo esencial es reconocerlos, y no contentarse de una autosatisfacción de opresores cómodos con su posición de opresores, sino afrontarlos.

No son aquellos y aquellas que denuncian machismo, racismo, islamofobia, LGBTIQfobia las que suponen una amenaza para nuestras organizaciones sino estas mismas relaciones de opresión. Los hechos que denunciamos solo son excepcionales porque el crimen ha sido cometido por un enemigo político. Las violaciones son una realidad de grandes proporciones, ya que se cometen 150 000 violaciones cada año en el Estado francés. La violación es un arma de guerra usada contra las mujeres. Y es una guerra que se desarrolla en gran parte en espacios afines ya que 85% de las violaciones las cometen conocidos de sus víctimas y el 60% se cometen en sus propios hogares.

Cada voz pública que denuncia una agresión sexista, una violación, es una brecha en el muro de silencio que se impone a las chicas víctimas de violación. Que esto pueda dar coraje a otras mujeres para hablar es un riesgo demasiado importante para aquellos que no tienen la conciencia tranquila. Por esto es por lo que hemos tenido que afrontar burlas, hostilidad, minimización de los hechos que denunciaba nuestra camarada en nuestro espacio político más cercano. Mandar callar a una, es hacer entender a todas las demás que no tienen que hablar.

El callejón sin salida del antifascismo ‘republicano’ (institucional, N.del.T)

Nos parece importante recalcar la responsabilidad del PS en lo ocurrido: ha dejado intencionadamente a las hordas reaccionarias irrumpir en las calles del Estado francés varios meses durante el movimiento contra la aprobación del matrimonio igualitario. Además ¿cuál ha sido el efecto de las medidas de disolución de grupos fascistas tomadas por Manuel Valls? Un fascista se permitió, después de todo, violar a una de nuestras camaradas. Ocurre que la burguesía reprima a sus mercenarios fascistas si desbordan del marco de su misión de terror. Pero son uno de los instrumentos de la represión de la burguesía, como lo es la policía. Vana y destructora de fuerzas es la táctica que consiste en llamar a la puerta de comisarías y ayuntamientos. La policía y la justicia levantan barreras infranqueables frente a los y las supervivientes de agresiones machistas, ellas mismas están ahí para mantener el orden burgués y patriarcal.

El antifascismo no necesita poner cara amable, despolitizarse y orientarse hacia la socialdemocracia para hacerse de masas, todo lo contrario. El antifascismo no es una cuestión moral, es una cuestión de clase, es una lucha contra uno de los brazos armados de la burguesía y contra las divisiones que engendra en nuestras filas. Las ideas reaccionarias están ganando terreno, en nuestras manos está saber llevar la práctica y el discurso apropiadas para restablecer la conciencia, la organización y la solidaridad de clase en el seno del proletariado. Que la valentía de nuestra camarada sea aplaudida, que su palabra os transmita toda su determinación, toda su rabia, toda su voluntad de vencer. ¡Frente a las violencias machistas y fascistas construyamos la solidaridad de clase! Unidad y solidaridad contra los fascistas, machistas y violadores, mercenarios de los capitalistas y del patriarcado

OCFR (Organización Comunista Futuro Rojo)

Original en francés: http://antifafemrev.wordpress.com/2014/09/07/solidarite-avec-notre-camarade-lucie-violee-par-un-fasciste/ (Traducción: Marta Zamorano)

Publicités

Publié le 11 septembre 2014, dans Traducción de comunicados, et tagué , , , , , , . Bookmarquez ce permalien. Poster un commentaire.

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

%d blogueurs aiment cette page :