Esperanza Aguirre es una mujer cis, y vosotras también.

Yo el otro día iba en un blablacar, el conductor iba con el manos libres hablando con un colega. Iban hablando de política y más en concreto cagándose en Rita Barberá (por razones obvias).
-Pero entonces Rita Barberá no era presidenta de la Generalitat?
+No no, era alcaldesa
-Bueno, más bien alcalde…no?
+Ya bueno, como es bollera…

Los dos tipos (cis y hetero, de pecho muy inflao) empezaron a carcajearse. Bajé la vista ante tal bochorno, y ahí me fije que el tipo llevaba una pulserita con la bandera de España enganchada en el mando de marchas. Por tanto, seguramente estaba más a la derecha todavía que el PP. Imaginaos el percal.

Conforme esta reciente experiencia y este artículo (donde empiezas a priori confundiendo a la gente equiparando a las mujeres políticas de derechas con une butch como Lea Delaria de OINTB)… Veamos…

Sí, Esperanza Aguirre y Ángela Merkel son mujeres hasta que éstas de su boquita afirmen lo contrario. Son mujeres porque además son sociabilizadas como cisgénero, heterosexuales, procreadoras, monógamas. También son, además, de clase ultra burguesa y acomodada. Y blancas, MUY blancas (tan blanco como que una blanca diga “Obama habla como un blanco”, por cierto).
Los atropellos que esas mujeres políticas hacen a nuestros derechos es por la suma de todos esos privilegios. Porque en una posición tal, la opresión que puedan sentir (no lo niego) por ser mujeres resulta prácticamente insignificante (o al menos, de poco interés para mí), y es curioso porque las medidas que toman estas políticas son en primera instancia para joder a las personas mujeres y  genérico-sexo-divergentes (GSD) de las clases inferiores y razas no-arias, pero al final se terminan convirtiendo en medidas contra todx aquellx que no sea hombre cis.

No se va a dar el caso de que una mujer política performe de una manera u otra la masculinidad porque ni la necesitan (cosa que SÍ que necesitamos las personas de clases humildes) ni les conviene, pues sería ser un referente de performación de género y eso se ve feo (como se ve feo el caso de Rita, mujer burguesa, sólo por tener relación con una mujer). Lo decía la Unión Soviética con la que tantxs se pajean: Que el hombre (cis) y la mujer (cis) construyen la sociedad (y complementándose heterosexualmente entre sí, claro). También escuché dicha frase en un reportaje sobre les GSD en Palestina “la revolución palestina se compondrá de un hombre y de una mujer, pero de otras cosas no, aquí en Palestina no tenemos gente desa”. Llega un punto en el que todo lo que esté dentro de ese binomio (que también describe el Tao) es privilegio, y todo lo que esté fuera o (paradójicamente fluya) de este es opresivo. Las luchas se desestabilizan con las cuestiones GSD, eso me ha quedado claro.

Y yo lo vivo en mis carnes en tanto que persona no binaria, más concretamente genderfluid. En muchos espacios, como el taller de rap de Lavapiés al que iba y donde yo era la única persona no-hombre-cis que rapeaba y ya más tarde los espacios de Marsella donde viví y frecuentaba el ambiente rap también, tenía que performar habitualmente la “masculinidad”, ¡pero y qué elección tenía! ¡porque aunque el médico me asignara mujer al nacer, la calle me asignó lo contrario! Y entiendo que eso me pone en una encrucijada de clase-género pero… ¿va el feminismo de la diferencia a cambiar mi vivencia? ¿mi realidad? ¿a culpabilizarme y compararme con políticas neoliberales debido a mis condiciones de precariedad tanto económica como mental? (el « mi » es evidentemente figurativo)

En resumen. Estamos aquí. Habemos personas no-hombre-cis que nos gusta performar la masculinidad deslocalizada, por decirlo brevemente ¿Supone esto un problema para un cierto tipo de feminismo? Algo habrá que hacer con nosotres. Es cierto que performar masculinidades supone un privilegio dentro del espectro del género, y es evidente que es incomparable lo que pueda sufrir yo con respecto a las personas que sufren la transmisoginia todos los días, el caso es ¿este feminismo que nos critica a nosotres es el mismo que protege a nuestras compañeras trans, o es el mismo que se inventa conceptos denigrantes para ellas como es cutrequeer? ¿ este feminismo nos convierte a las masculinidades deslocalizadas en punto de mira por performar masculinidades…o nos convierten en punto de mira porque sean deslocalizadas y performar algo no acorde a lo que este discurso cree que debería ser?

En resumen, me parece increíble que este artículo, aparte de comparar opresiones que no se han vivido (que eso SIEMPRE es feo), obvia las opresiones de GSD/no-GSD, clase, raza, etc. y achaca todo el mal que nos hacen estas SEÑORAS… ¡¡ a que “se comportan como hombres”!!

Pues no Alicia, no todo se reduce a la visión maniquea que tiene el discurso feminista de privilegio cisgénero y a saber de qué más. Hay que interseccionar con otras opresiones. Por lo que sí, hay mujeres cisgénero que por X privilegios pueden llegar a ser muy dañinas. Esperanza Aguirre por noble, burguesa, blanca, adinerada, y por ser muy mujer y muy cisgénero. Y luego están las feministas que nos hacen daño a nosotrxs por este último privilegio, intentando equiparar a mujeres fascistas con las masculinidades queer.

Sí, hay mujeres opresoras. Y violentas con sus palabras, y con su discurso. Sin duda alguna.

Y parece mentira que me lo haga constatar más chicas cisfeministas que chicas del aguilucho o las gaviotas. Tú decidirás si quieres seguir teniendo el mismo discurso que mi último blablacar.

Saludos,

Griotte Wuornos, cutrequeer a tiempo parcial, genderflow por toneladas.

 

Edito: Sí, performar masculinidades conlleva privilegios y ahí he resbalado, he reformulado mejor a lo que me quería referir. Por otro lado también he editado lo de que « me guste » performar masculinidades, más bien he ido sociabilizando así y al final me he ido acostumbrando a tener esa « parte » de mí, con todos los privilegios y opresiones que conlleva.

Publicités

Publié le 31 mai 2015, dans Non classé. Bookmarquez ce permalien. 2 Commentaires.

  1. Me ha encantado tu artículo Griotte, toda la razón, el feminismo debe enfocarse como un abanico de soporte para todes (Gsd/lgtb+/personas no-blancas) Es la igualdad y la igualdad debe ser un derecho común. Basta de machirulos y terfs (y hablando de machirulos aquí viene mi padre pffff)

    PD: Te lo dice una chica cis y pansexual

  2. Hola. Yo leí el artículo hace tiempo y no me pareció que criticase a Esperanza Aguirre por tener visión/comportamientos masculinos. Creo que solo describía este hecho que no ocurre solo en Esperanza Aguirre o en Obama, sino en ti o en probablemente toda la población oprimida. Esto es, les LGTBIs que esconden su pluma para parecer heterosexuales.
    Creo que es sencillamente un comentario sobre un proceso que existe, no una crítica.

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

%d blogueurs aiment cette page :