Dejad a la mama tranquila, hostias

Estoy harte de espacios feministas (tanto físicos como virtuales) que, supongo que como son de índole pacifistoide blandiblú y no tienen narices de hacer teorías que incorporen la violencia auto-defensiva a la derrocación del patriarcado, pues se refugian en la consigna siguiente: Hay que criar sin machismo, sin cissexismo, sin heterocentrismo y todo eso. Lo resumen un poco carteles como éste.

FB_IMG_1433056513279

La verdad es que el planteamiento hace que mucha peña se lave las manos, ya que parte de que el patriarcado (algo colectivo) sólo se podría derrocar individualmente. Mediante la crianza de nuevas generaciones que por arte de magia estarían inmunes al patriarcado y que cambiarían al resto porque también nacerían con una enorme paciencia para frenar opresorxs (si os fijáis, poca diferencia hay entre este planteamiento y la magufada de los niños índigo). Y claro, si no nacen inmunes al patriarcado y tienen paciencia la culpa es de la familia que les ha criado mal. Está genial, te refieres a lo individual, así si alguien la caga señalas el error a alguien ‘de fuera’ por haber criado mal, le apedreas, y hala.

Curiosamente, estos planteamientos sólo se suelen referir a la crianza de la familia cuando hay muchísimos más factores externos a esta y que tienen mucha relevancia en une niñe: El profesorado, sus compañerxs de clase, compas del barrio y vecindad, actividades extraescolares…

Os contaré rápidamente mi experiencia: Yo nací en una familia obrera, de izquierdas tanto mi padre como mi madre. Mi amatxu, feminista, me educó con equidad de juguetes y equidad de ropa, y además yo le pedía diversidad de juguetes porque yo siendo niñe ya tenía fluidez de género y se me ocurría manifestarlo a través de los juguetes y las ropas. También me educó en lo mierda que era el amor romántico convencional y mazo de cosas más.

Reconozco (como bien le reconocí a un colega hace poco) que tengo el grandísimo privilegio de tener una madre y un padre que han respetado siempre mis procesos activistas, de género, de sexualidad, y hasta psicológicos. Sí, reconozco que eso me ayudó y hasta es un privilegio.

Pero cuando llegué a 5º de primaria, que resultó que el profesorado me metieron en un programa de altas capacidades, y ya cuando entré en la ESO que comenzaron a hacerme bullying, me refugié en actividades extraescolares y abusaron de mí, y toda la historia, pues pareció que todos los esfuerzos de mis padres se hubieran esfumado en un solo segundo. Porque no hubo profesorado que frenara al bullying que me hacían por ser diferente a lxs demás, e incluso lo alimentaban. Tampoco hubo un gabinete psicológico que me hiciera un seguimiento en el programa de altas capacidades y porque qué coño, yo era el autismo personificado y ningún profesional se dio cuenta.

Como tampoco nadie se dio cuenta de los procesos psicológicos y el bullying de Alan, el chico trans de 17 años que se suicidó en Barcelona. Como bien comenta este artículo:

El sistema educativo muestra su fracaso ante el más mínimo suceso de acoso. La muerte de Alan representa el colapso rotundo de todas las instituciones sociales que tienen responsabilidad en el asunto. Los adolescentes acosadores son los responsables directos, el instrumento y el brazo armado de un sistema social transfóbico, pero existe una banda social muy amplia de responsabilidad y de complicidad

 

Pero, aunque estas evidencias sistémicas pasen y haya infinidad de implicades, seguimos echando la culpa de todos los males y bienes a la crianza familiar y… ¿quién representa la crianza familiar? A ver si lo adivináis…. ¡Tachán!

1174920_1135657303118903_2799493755804465651_n

Y por cierto menuda tela el cissexismo del cartel de detrás, madre mía qué percal.

Ahhhhhhhh ¡Pues claro! ¡Cómo no se me ocurrió! ¡La madre! ¡Cómo va a ser la culpa de profesorxs y de las dinámicas sociales (más complejas de lo que pensamos) de lxs propixs niñxs, es más cómo va a ser la culpa del padre, la culpa es de la madre! ¡Mala madre! Es muy fácil echarle la culpa del patriarcado a cómo crían las madres, es más está chupado, puesto que las actividades de crianza no están remuneradas debido a la plusvalía que representa el trabajo doméstico femenino (provenga de mujeres cis o trans, así como de ciertas identidades no-binarias), por tanto si te quejas de lo que sea y le echas la culpa a una madre no te va a venir un sindicato corrupto a amedrentar en tus opiniones, cosa que sí que pasaría con el profesorado (trabajo remunerado, por tanto reconocido por el sistema). Si atacas a un profesor estás atacando a un trabajador y te pueden acusar de anti-obrerista. Si atacas a una madre ¿te acusarían de anti-mamista? Es que ni existe esa palabra de hecho.

Lo mejor, en todo caso, es no buscar cabezas de turco a la hora de solucionar problemas sistémicos tan complejos como el cisheteropatriarcado. Y menos todavía si estas cabezas de turco, como a esas madres que estáis poniendo entre la espada y la pared, están siendo oprimidas laboralmente y afectivamente por el mismo.

Las violencias individuales siempre tienen una raíz colectiva, en el 99% de los casos violencias estructurales (la violencia de auto-defensa es marginal hasta en los propios feminismos así que NO la cuento como violencia). Y aunque las soluciones individuales mejoren la vida de una persona (por ejemplo, la mía con mi madre, o la mía conmigo misme) y sean necesarias, no nos podemos aislar del resto del sistema. Si se hace una pedagogía, esta no se puede relegar a la familia, primero porque es alimentar dicha estructura, segundo porque es sobre-responsabilizar a mujeres y feminidades, y tercero porque ninguna pedagogía es individual: Esta se tiene que tratar, como todo, en colectivo, de manera tanto teórica como práctica, para que nuestros esfuerzos sean comunes, y con todo el mundo igual de implicado.

En resumen, más prospección, más puestas en común colectivas de las violencias que se dan en nuestros grupos, y dejad en paz a la mama.

Publicités

Publié le 29 décembre 2015, dans Non classé. Bookmarquez ce permalien. Poster un commentaire.

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

%d blogueurs aiment cette page :