Mis propósitos activistas para el 2016

He estado pensando mucho sobre mis errores y enseñanzas del 2015, y había pensado compartirlas con vosotres en forma de deseos y propósitos para el 2016, puedo ‘renovarlos’ ya que son propósitos perennes. 

Me explico. Todxs tenemos nuestros procesos y nuestras prospecciones sobre diversos temas concernientes al activismo. Pero en ocasiones chocan con otras debido a opresiones que o bien nos ejercen o bien ejercemos. Y como todes en algún momento (sí, todes) nos pasamos de la raya con algún privilegio y año por año se van acumulando conflictos no resueltos, me gustaría autoformularme algunos consejos que, quien quiera, puede compartirlos (o no). Personalmente me centraré muy especialmente en los espacios, redes e individualidades que se consideran (trans)feministas.

Pinkie_Pie_hugging_fillies_S2E18

 

1.Corregirse y disculparse aunque sea tarde: 

Disculparse no es cagarse, disculparse siempre es necesario, incluso si hay personas que no saben por qué narices te estás disculpando. Creo que es necesario que me retracte (y ya lo voy haciendo poco a poco) de algunas de mis disertaciones, de cosas que he dicho y de cosas que he hecho. Es necesario que pida disculpas a quien haya agredido en el pasado (aunque fuera hace muchos años me da igual). Y no creo que esto sea síntoma de debilidad sino al contrario, es la tozudez y el orgullo lo que nos debilita tanto individualmente como colectivamente. La autocrítica dentro de los activismos, y más todavía de los transfeminismos, me parece esencial.

2. Dar las gracias a quien te permitió evolucionar.

 Muy ligada a la anterior en verdad: Personalmente creo que todas las cagadas tienen una moraleja, y que quien te puso los puntos sobre las íes (y no quien te « hizo los coros ») fue quien te ayudó. Personalmente, yo he evolucionado muchísimo en estos cuatro-cinco años que llevo en el activismo, he pasado de ser conspi femichista a ser quien soy actualmente: Los agradecimientos que tengo que dar son tan inmensos que darían una vuelta al mundo entera. Por eso, al igual que creo que es necesario evolucionar, creo también puede ser muy frustrante para muchas personas de nuestro alrededor el autoproclamarse fervientemente contra X opresión/agresión cuando todavía no has saldado tus cuentas con X opresión o agresión. Y qué mejor que dando las gracias a quien te corrige, ya que así animas, reconfortas, das ánimo, y convences para que les demás y tú misme sigáis por esa línea.

Por ejemplo, yo lo voy a hacer ahora mismo: Reconozco que yo he tenido actitudes tremendamente bifóbicas en el pasado, y gracias a leer blogs sobre orientaciones GODI y análisis sobre el monosexismo y escuchar a personas no-monosexuales he podido corregirme, así que desde aquí quería dar las gracias a gente  maravillosa como Natalia Climent Pèra o Devera Zapata. Porque gracias a ellas terminé el 2015 cuestionándome el monosexismo y mejorando así mi discurso.

3. Respetar los procesos de todes: 

Ahora intentaré irme al otro extremo del tablero, de agresor a agredide. Evidentemente, si una persona me ha agredido verbalmente en enero (por GODIfobia por poner un ejemplo) y veo que en junio ha salido del armario como GODI, mi primera reacción será de asombro y la segunda de cabreo (especialmente si no se ha retractado públicamente de cosas como explicaba en el punto 2). Pero la tercera reacción no puede ser de cabreo y conspiración, sino de comprensión hacia su proceso, ya que todes en algún momento hemos renegado de nuestras opresiones y hubiéramos querido comprensión al empoderarnos. Es cierto que hay opresiones, como son el género, la sexualidad, las neurodivergencias o las enfermedades no « visibles » (fibromialgia etc) que dependen exclusivamente de lo que te diga la persona, mientras que otras (clase, raza, expresión de género, cultura) son visibles. Pero que esas opresiones sean « invisibles » no significa que sean opresiones de segunda, por eso merecen el mismo respeto y la misma intersección.

En 2015 también aprendí la lección de respetar otro tipo de procesos personales como son los devenires ideológicos: Por ejemplo, a mí no me gusta Barbijaputa porque actualmente se niega a revisarse sus conductas tránsfobas e islamófobas (tampoco es que el entorno la ayude a corregirse; salvo una conocida autora y activista, jamás he visto a nadie que corrija a Barbijaputa, punto 5), pero en cambio hay gente que le echa en cara que antes no era feminista y que ahora lo es por moda. Decir este tipo de cosas es como caer en el ‘rescate’ de twits antiguos para descalificar el presente de alguien: Cuando hacemos esto, caemos en el inmovilismo: Si no incorporamos peña nueva a nuestras filas, es muy probable que se termine quedando la misma gente de siempre y se terminen formando élites de pensamiento, y creo que ni queremos eso, ni nos conviene esta actitud, ya que el pensamiento crítico y activista está conociendo un apogeo importante y expansión importante desde hace 6-7 años y no podemos permitirnos el buscar en el baúl de los recuerdos de actitudes opresoras y malformaciones ideológicas del resto: Miremos, si acaso, en nuestro baúl ante todo.

perdon

 

 

4. Las organizaciones no son sacrosantas, ni una isla desierta, ni tampoco el demonio: 

Vale, tú puedes estar en una organización o asociación (o grupo de afinidad, o asamblea etc), pero siempre tendrás que cooperar con otros (sería lo suyo para llegar a intersecciones y a una colectividad entendida como cooperación y apoyo entre diversas organizaciones). Una cosa es señalarse los errores teórico-prácticos (cosa imprescindible) entre colectivos y otra entrar en juegos de competitividad y de poder. Personalmente no entiendo esas competencias que veo, por ejemplo, entre chicas/es de organizaciones mixtas, a ver qué organización tiene más o menos machirulos en vez de apoyarse bien informalmente bien en asamblea organizada: La intersección también debería de ser organizativa.

Por otro lado, también están las personas que, por desgracia como yo, aprovechan su carácter de activista freelance  para emitir juicios de valor precipitados sobre colectivos: Juzgar a una organización entera de opresora en X cuando hay personas de X opresión dentro, es invisibilizar y despersonalizar de un plumazo el trabajo y los esfuerzos que las personas oprimidas por X hacen en esa organización, porque en mayor o medida seguro que se están esmerando para cambiar las cosas en ese espacio. En esto último creo que caí mucho a lo largo del 2015 y me gustaría no repetirlo en el 2016.

Creo que un partido, colectivo, organización, asamblea, grupo de afinidad o asociación tendría que ser un sitio que nos permitiera, sencillamente, progresar. Es un espacio más de sociabilidad, por el que ni deberíamos dejarnos la piel defendiéndolo cual sustituto de Dios, ni deberíamos tampoco demonizar las organizaciones (cayendo en la actitud toto que dirían mis compas francófonxs) porque para muchas personas queridas y afectadas por una opresión, éstas son un espacio importante. Creo que es importante respetar las decisiones de cada cual y tejer redes de apoyo mutuo, tanto intra-colectivo como inter-colectivos (muy en especial cuando se comparte una opresión en común).

 

5. No ignorar agresiones por amiguismo :

Muy cierto es que cuando alguien comete una agresión, el veredicto se decide en función de la popularidad (o carencia de ésta) y del neurotipicismo (o carencia de éste) de la persona agresora, y no en función de la magnitud de la agresión o de otras opresiones. Por ejemplo, si una persona muy sociable influyente en el activismo comete una agresión, generalmente la agresión se silencia, ya que son « personas que conoces de haces muchos años » o « que han hecho mucho por ti ». En muchas ocasiones, debido a la popularidad de la persona, esta agresión puede ser vista incluso como positiva y subversiva, cayendo en lo que se conoce en inglés como lolgasm.

En cambio, el debate y el progreso son imposibles de conseguir con lolgasms:  Señalarle una agresión a una persona con la que tengas un lazo emocional, ideológico u organizativo no te convierte en su enemigo, al contrario, aunque os cabreéis e incluso (en el peor de los casos) os dejéis de hablar un tiempo o incluso te cagues en sus muelas, la estás ayudando a evolucionar como persona.  Une buene amigue/socie/compañere/conocide es quien señala los errores y privilegios, no quien se lo calla… Y callarse generalmente no es bueno, porque o bien estallas desproporcionalmente un día, o bien terminas comentando los errores de esa persona… a la espalda. La frustración siempre es acumulativa, no se destruye.

El conflicto siempre es renovador, por lo que, en la medida que nos lo permita nuestra salud mental y nuestro entorno, éste debería producirse, si bien es cierto y muy comprensible que en ocasiones no se pueda decir nada porque esta persona nos tenga atada material o emocionalmente y nos chantajee si la llamamos la atención, muy en especial si sufrimos una opresión estructural (de ahí la necesidad del apoyo mutuo inter-colectivos cuando hay una opresión común, para así escapar a estos chantajes)

 

6. No crear frentes de acoso pintorescos para ir en contra de una persona agresora: El enemigo de tu enemigo puede no ser tu amigo.

En el caso opuesto a lo que comentaba, si una persona agresora no es demasiado influyente en el activismo (por carácter, por participar en pocos eventos debido a neurodivergencias o vivir lejos, por inercia de la decadencia de su actividad como feminista etc) el veredicto generalmente suele ser más rudo, independientemente de la magnitud de la agresión, y por lo general se suelen crear ‘frentes’. Y a ese carro pueden llegar a subirse personas que posiblemente tengan principios totalmente dispares al tuyo.  Es paradójico porque mientras que las personas son incapaces de olvidar sus colectivos para luchar por una opresión común, sí que pueden olvidarlos cuando se trata de acosar a alguien. Viene a ser, como bien comentaba el compañero S.F.

« Los posicionamientos en sistemas morales en los que se crea una idea de lo malo y luego se despersonaliza a peña para colocarles en el eje del mal y así poder campar nosotres, les buenes, a nuestras anchas por el lado del bien y así justificar chorros de comentarios hirientes e innecesarios sobre gente que ha dejado de ser gente en esos sistemas de moral, sólo para poder reforzar una imagen positiva de nosotres mismes en base al odio

Pinkie_Pie_sad_fillies_in_cart_S2E18 (1)

Estas actitudes, aunque se puedan llegar a tener para desdramatizar, pueden llegar a ponerse en el extremo contrario, esto es, en lo que se conoce en inglés como naysayer (denigrar automáticamente todo lo que pueda decir la persona que está en nuestra diana). Por eso a la hora de hablar de agresiones por opresión deberíamos de gestionarlo de otra manera, esto es, sin caer en los ‘frentes’, sin caer en que le enemigue de mi enemigue es automáticamente mi amigue.  Básicamente porque no me gustaría que a cuenta de estas actitudes descreditáramos la Teoría del Privilegio, porque ni representan ni van con éste.

Por ejemplo, si eres transfeminista y otra transfeminista (vamos a llamarla Pepi) te agrede usando el privilegio alosex (pongamos que se burla de la gente asexual), no crear un frente de acción contra Pepi con una abolicionista-TERF que dice que Pepi la bloqueó en twitter por decir esta TERF que las mujeres trans no son mujeres (fíjate que locura),  con el anarcomacho que te afirma que Pepi le rompió el corazón (poretiko), con le chique que odia a Pepi porque como no tenía sitio en su coche no pudo subir a Barcelona a ver ese concierto de Akelarre (qué mala es Pepi, madre mía), o con un mapache que pasaba por allí. No sé si me explico compañeres, no creemos frentes absurdos dignos de una peli de comedia norteamericana.

Señalar actitudes ha de tener una coherencia lógica para validar tanto nuestros argumentos como la teoría del privilegio. Estamos señalando ante todo actitudes y privilegios, estamos señalando estructuras de poder, no deberíamos señalar a las personas sin un trasfondo analítico que nos respalde. Cuando se busca un frente anti-alguien, éste siempre deriva en la carencia de análisis sistémico: ¿qué son sino los frentes y partidos anti-PP? ¿No son acaso un cajón desastre sin análisis estructural?

Es por eso muy importante también, desde mi punto de vista, que cuando sucede una agresión entre personas con una opresión común, no busquemos el approves de lxs opresores. Por ejemplo, si dos chicas o chiques feministas se pelean, que no busquemos el apoyo de hombres, o que si dos personas trans se pelean no busquemos el apoyo de personas cis; si bien es comprensible que cuando une ha sido agredide busca apoyos desesperadamente, no podemos permitir que nuestros conflictos internos sirvan para que lxs opresores estructurales metan la nariz en nuestros asuntos.

 

7. Sacar moralejas de cada conflicto:

Si de algo tiene que servir señalar una agresión es para sacar moralejas. La gestión de dicho conflicto, sea buena, mala o regular, también. Si se nos presentan ciertos conflictos en nuestros espacios es para aprender de ellos y no tropezar dos veces con la misma piedra.

Por ejemplo, si en un colectivo o grupo de afinidad un chico agrede a una chica, crear mecanismos de alerta para que no sucedan más agresiones machistas en nuestro seno, independientemente de que al chaval se le ‘purgue’ o no.

Esto también creo que es aplicable para las individualidades. Un espacio o une individue sin conflictos está condenado al estancamiento, pero un espacio o individue con múltiples conflictos no resueltos está condenado a ‘quemarse’.

Nuestra psicología ha de estar en constante renacimiento para no atrofiarnos, para no terminar sintiéndonos vacíes con el activismo porque nadie agradece nuestros esfuerzos, para no terminar sintiéndonos con burn out porque siempre estamos enmedio de todos los conflictos, para reivindicar con la cabeza bien alta nuestros derechos, y también para agacharla cuando la caguemos.

El caos nos mece en su cuna, una y otra vez.

Una y otra vez, cada vez extendiéndonos más en el infinito…

caosmylittleponey

Publicités

Publié le 6 janvier 2016, dans Non classé. Bookmarquez ce permalien. Poster un commentaire.

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

%d blogueurs aiment cette page :