El privilegio de la queja

  No lo sé, al menos a mí sólo me gustan les híbrides. Sólo me siento agusto con les frikis, es ahí donde me siento bien. Es en lo más oscuro donde pasan movidas interesantes. Así que sí, las cosas van a cambiar. Sabes, cada vez habrá más despellejadxs, es a partir de elles que las cosas cambian, porque su visión del mundo es la más precisa, la más real. Solo puedes juzgar al mundo cuando éste se ha sentado en tu careto. 

Casey.

SurlMag, entrevista a Casey y Virginie Despentes parte 1.

 

 

Me gustaría que mis quejas fueran socialmente aceptadas. Tener un blog donde me siguiera mucha gente, donde con un solo click cientos de miles de personas me hicieran caso, y no cuatro gates como a día de hoy. Me gustaría alimentar el LOLgasm, que dijera lo que dijera eso fuera a misa, y que nadie me cuestionara.

Me gustaría tener las energías para sacarme una carrera universitaria. Esa carrera universitaria desde la cual tú, desde tu pedestal cultural, me acusas a mí de tener un lenguaje poco accesible a mi clase social (cuando sabes que yo siempre he hablado así). Me gustaría poder tener el privilegio de quejarme de la accesibilidad del lenguaje sin haber yo accedido jamás a la clase que digo defender.

Me gustaría hablar de transversalidad en un barrio colonizado por la clase media intelectual. Pasarme por un barrio obrero sin tratar con la gente de ese barrio, sólo tener tratos endogámicos, para así luego echarle la culpa a las chicas de barrio por no pasarse por las reuniones de mi colectivo, al cual creo como epicentro del mundo. Me gustaría que no me temblara el pulso cuando me encuentro en Lavapiés con alguien que me conoció de pequeña y que decido retirarle el saludo para que no se me enfade la élite feminista. Me gustaría haber tenido una vida donde mi trato con la clase obrera se hubiera limitado a entrar en la tienda del egipcio a comprar una nueva shisha, o a comprar especias en un hindú.

Me gustaría haber sido popular en mi adolescencia, en aquel instituto al que se le caían las paredes. Haber tenido un elenco de colegialas que ejecutaran mis órdenes. Me gustaría que mis leitmotiv para meterme en el feminismo y el activismo se hubieran resumido en lo que todas ya conocemos. Me gustaría no haber sufrido bulliyng. Me gustaría que mis quejas se redujeran a « el chico cuando folla con muchas es un campeón pero la chica que hace lo mismo es una zorra » y repetirlo como un mantra para así tener muchas seguidoras a las que adoctrinar. Me gustaría ser de esa gente que se menciona como « loca » cuando simplemente son peña sana mentalmente que acosa a neurodivergentes y que cuando llega al Máster se ve agobiada y le da un ataque de ansiedad, y que ya por eso se denominan neurodivergentes.

Me gustaría poder saludar a gente que no conozco, que me resulte agradable hablar con cualquiera que me atosigue a preguntas. Me gustaría poder ser popular sin necesidad de hacer música. Me gustaría por un momento saber qué se siente con una interacción social sin que ésta me agobie o me haga tener paranoias. Me gustaría no tener que dejar de ir a una asamblea porque tengo el cerebro totalmente apagado. Me gustaría no quedarme sin datos en el móvil por cada vez que finjo estar a mil cosas para no saludar a nadie en una fiesta, para que respetaran mi capacidad contemplativa. Que no me pregunten si me pasa algo únicamente porque suelo mirar mal a la gente.

tumblr_o251bxlbfe1v1k6rio1_1280

Me gustaría tener la sangre caliente a la hora de defender a una femini-master en nombre de una sororidad en la que no creo, y la sangre fría para ni siquiera mirar a la cara a la madre de familia me pide veinte céntimos en el metro. Tener la sangre fría para llamar a un machirulo « friki gordo, seguro que no se te levanta« , tal y como yo no hacía en el instituto…pero tú sí.

Me gustaría dejar de recordar cada patada, cada risita, cada insulto. Me gustaría no preguntarme obsesivamente quién de con quien estoy en una fiesta fue acosadorx en su instituto. Me gustaría no haberme sentido nunca solx ni abandonadx. Me gustaría no dudar de mi género sólo porque me hacían bullying tanto los chicos como las chicas y me sentía tan alejade de sociabilizar con ambos géneros que ni sé si lo hice o en qué género lo hice o cómo lo hice. Me gustaría traicionar a mi pasado y hacer lo que a mí me hicieron y además hacerlo en nombre del feminismo, convertir una lucha en mi nuevo patio del recreo donde poder ser yo la reina… o el rey. 

Y, tras haber hecho todo eso que la sociedad me pide, me gustaría que mis quejas fueran escuchadas sin necesidad de meterle un bombo caja de fondo, porque si las dijera en prosa y sin instrumental, diríais que ya estoy con mis quejas de siempre. Y sé que en rap tampoco las escucháis, pero al menos me felicitáis.

Y, tras haber hecho todo eso que la sociedad me pide, me gustaría tener un mensaje « accesible », sin palabras raras, sin enfrentamientos. Un mensaje que no moleste a todos esos chicos y chicas que me hicieron bullying a mí, a otres, y a les niñes (y no tan niñes) que actualmente se lo hacen a otra gente. Me gustaría no hablar de bullying dentro del activismo, que no hubiera niñates que confundan bullying con guerra en el olimpo. Me gustaría llevarme bien con esxs acosadorxs, que duermen con la conciencia tranquila, que dicen dormir por las noches, blancxs que usan la palabra interseccionalidad cuando sólo buscan joder a les más sensibles psicológicamente, económicamente.

Me gustaría hacer un feminismo digno de un diario de larga tirada. Un feminismo mainstream, de ese que aglutina a mucha gente en torno a un mensaje difuso, para que mis quejas no desaparecieran cuando no rapeo, para que no desaparecieran cuando no soy vuestro objeto musical al cual fetichizáis por su origen social. Me gustaría, me repite la cabeza, que mis quejas fueran socialmente aceptadas.

Y ahí me doy cuenta, que la queja sólo se la pueden permitir les privilegiades, les líderes. Les abucheades nos quejamos por vicio. Les bufones de les reyes somos tomadxs a broma y nos dan una palmadita en la espalda, quizás una cerveza.

Y ahí me doy cuenta, que las quejas socialmente aceptadas, bien a golpe de decisiones en asambleas, bien a golpe de tirada, bien a golpe de likes/followers, son sinónimo siempre de algún tipo de poder, siempre hay algo que se cuela, una pequeña discriminación, un pequeño guiño de « tú no sabes y yo sí », para que tú, cuando respondas algo con claridad, te tachen de sabelotodo y grandilocuente. O de no saber hacer « críticas constructivas ». O incluso, tachar de loca…¿pero no eran ellas las locas?

Bueno vale, si llevas la contraria, el exotismo de la locura se acaba y empiezan los insultos que les salen del alma: La chica trans loca, la gorda loca, la gitana loca, su ex la loca, y la loca de la loca que fíjate si está loca. Joder, menuda loca. O quizás digan joder qué persona más tóxica, para no mostrar su discriminación. Pero joder están locas, y en el fondo no quieren tantas locas y loques en el feminismo. Algún loquero informal sí, algún estigmatizador de tu tono al hablar, algún compañero de la policía del género. He de informarme sobre el tone policing.

Mientras, sigo pensando en mis « me gustaría », en vuestros « me gusta ». En sentirme validade por la sociedad.

Y ahí me doy cuenta que no, que mi sitio está en los márgenes, que ahí está mi feminismo. En los márgenes todo se funde, todo se confunde…Pero nos une haber ido a institutos públicos de mierda de barrios de mierda donde nadie nos hacía ni puto caso salvo para jodernos. No somos les niñes índigo de un planeta lejano. Somos les marginades y marginadas de los barrios marginados. Pero, al fin y al cabo, gérmenes de la revolución. Donde si no escucháis nuestras quejas, las escucharéis a hostias. Las quejas no serán restringidas a les privilegiades.

 

4bc63756de8be98fa3697d666b40ecdb

 

 

 

 

Publicités

Publié le 1 avril 2016, dans Non classé. Bookmarquez ce permalien. Poster un commentaire.

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

%d blogueurs aiment cette page :