Archives du blog

Se llamaba Kayden. Era autista. Era trans.

Ayer 5 de febrero la policía asesinó a Kayden Clarke, un chico trans y asperger del estado de Arizona (EEUU) y conocido por sus videoblogs y en especial por un vídeo que se hizo viral donde su asistente personal canino le ayudaba frente a una crisis sensorial.


En esta ocasión Kayden, estaba en plena crisis sensorial y de ansiedad, y su madre llamó a la policía de su ciudad (Mesa) para que le ayudara. El resultado fue el contrario. Según reporta el detective Esteban Flores, cuando los oficiales de policía entraron en su domicilio se encontraron con la tesitura de que Kayden tenía un cuchillo dispuesto a autoagredirse. Y a los policías no se les ocurrió otra cosa que dispararle. Por un cuchillo, sí. Bueno, al fin y al cabo la misma excusa que usa la policía siempre para agredir, siempre « tienen algo », y si no pues se lo inventan. No sería la primera vez que la policía mata a un autista: El 20 de septiembre del 2011, Serge, un autista no-verbal, moría asesinado a manos de la policía marsellesa.

Igualmente, aunque él portara una arma blanca, esto demuestra la carencia de formación psicológica que tienen las fuerzas del orden, donde los policías heroicos y asertivos se quedan una vez más en la pequeña pantalla (de donde nunca han salido). Donde la policía mata a autistas. Quizás los Estados Unidos de América sea un país sincero, con un Estado sincero (no perfumado de mierda keynesiana) que simplemente desea proteger sus intereses y sus métodos: Uno de ellos es el malthusianismo: Lxs « débiles » tienen que morir. Esa es la filosofía del Estado. El meritocratismo.

darwinysuputamadre

Un usuario en internet « Se suicidió a través de la policía- Darwin gana de nuevo!!!! » Pues eso, meritocratismo.

Pero tampoco me apetece centrarme en aspectos estatales y bajar más abajo, a la gente, donde el meritocratismo también se palpa. Se pueden decir muchas cosas de Kayden ya que hacía activismo en numerosas luchas.

Una de ellas, la animalista. Participaba en HALO (un colectivo de su ciudad que cuidaba de perrxs abandonadxs), cuya presidenta también llamó a la policía en el día de ayer, ya que Kayden le mandó un mail la noche del jueves diciéndole que si algo le pasaba que por favor cuidara de Sampson (su asistente personal canino que rescató del refugio de perrxs que llevaba su colectivo). Y me temo que a la presi le preocupaba más el perro que el chaval: Según leo en periódicos locales, Kayden no era un chico muy querido en los círculos animalistas de Phoenix. Al parecer ser, su actitud les chocaba. Una vez más,  los círculos animalistas y veganos (donde los comentarios psicofóbicos del tipo « menudo loco desalmado ese que ha matado a un ciervo deberían encerrarlo en el psiquiátrico » no tardan en aparecer en cuanto surge oportunidad) demuestran que es imprescindible que la lucha antiespecista/animalista/ecologista se interseccione con otras muchas luchas.

Kayden era chico trans. Bueno, se sabe por sus vlogs que tenía muchas ganas de comenzar el proceso hormonal en testosterona, no tengo la fuente que me confirme que se denominaba chico en verdad. En todo caso era trans y se llamaba Kayden Clarke. Muchos medios autistas se han hecho eco de la noticia de la trágica muerte, todavía más trágica al saber que él era la persona que salía en aquel vídeo viral que comentaba más arriba. Kayden en ese vídeo conectó con muches de nosotres, nos vimos a nosotres mismes. Viendo el meltdown de Kayden muches confirmamos que éramos autistas. Pero el problema viene cuando en los árticulos se malgeneriza a nuestro compañero. Esto se ha debido en gran parte a la información dada por sus propios asesinos (la policía), que en su declaración se refieron a él todo el rato en femenino pues no estaban al tanto de su transición; esa es la información que en todo momento ha circulado (y en la cual se han ensañado los medios locales aun sabiendo que se llamaba Kayden), por lo que la malgenerización se ha debido a una momentánea falta de información. En cuanto se ha corroborado su transición y sus pronombres, las noticias en páginas autistas (donde las cuestiones de género no suelen ser precisamente ajenas) se han ido editando paulatinamente. Su malgenerización ha venido más bien dada por los medios informativos locales, tránsfobos y neurotípicos como ellos solos, donde, tanto fuentes policiales, como redactores, como personas que comentan la foto, demuestran que Kayden era una persona que toda su vecindad rechazaba casi por unanimidad.

 

Así que: Ya que los websites autistas han ido rectificando el misgendering y han incluído su transición, me gustaría saber cuántos medios informativos LGTB y trans harán énfasis en que Kayden tenía y de hecho fue asesinado por su síndrome de Asperger. Es más, me gustaría saber a cuántos les interesará esta muerte. Posiblemente no lo hagan. Al igual que Alan Turing se sabe que fue gay pero no que fuera autista. Al igual que se sabe que Virginia Wolf era bollera pero no que era bipolar. Como siempre, los ídolos queer sufren un borrado total de su identidad neurodivergente. Como siempre, en las manifestaciones contra la transfobia se grita « somos anti-normales, no enfermos mentales ». Como siempre, las asociaciones trans pisan del todo a sus compañeres trans y neurodivergentes con unas consignas que reclaman que se excluya el Test de Minessota en los diagnósticos de disforia de género cuando a las personas Asperger (algunas trans, otras cis) también nos dan el test de Minessota, con unas consignas con un #DerechoASer que pide que se excluya la transfobia del DSM cuando lo que habría que pedir es que se excluya el DSM de la faz de la Tierra.

12347720_1683157151921948_9057382049940719627_n

« Deja de intentar encajar cuando naciste para estar afuera » Última foto de portada de Kayden Clark.

A Kayden los médicos y psicólogos no le dejaron transitar hormonalmente debido a su síndrome de Asperger. Es más, le dijeron que se tenía que « curar de su autismo » (!!!!!!) antes de empezar su hormonación. Violencia psicofóbica diaria. Confirmo aquí, por lo que me atañe, que son diagnósticos excluyentes. Que tienes que elegir. Que si eres trans tendrás que ser binario y fingir neurotipicismo, tendrás que pasar por el aro. Mismamente a mí, que me encuentro en pleno proceso de diagnóstico de Asperger, sé que no podré acceder a hormonación conforme concluyan mi diagnóstico.

Así que por favor, chicos trans (neuro)normativos: No aprovechéis esta noticia para decir que la policía le asesinó por ser trans e incluírle como víctima de transfobia, y ya de paso intentar « medir » las cifras entre chicas trans asesinadas y chicos trans asesinados, decir que a vosotrOs también os matan, relativizar la transmisoginia, cargaros el transfeminismo un rato, y hacer un erasuring total de la identidad autista de nuestro compañero. Kayden fue asesinado por su crisis sensorial autista. Y su crisis sensorial se daría entre otras cosas, muy seguramente, porque los doctores no le consideraron lo « suficientemente trans », no se lo consideraban porque era autista. Vosotros tampoco le habríais considerado lo suficientemente trans si le hubiérais conocido. Kayden era ese trans del que todo el mundo reniega porque no conviene. Porque da « mala imagen ». Porque a ver si « la gente que no sabe » va a pensar que todxs lxs trans estamos locxs y no vamos a poder conseguir esas conquistas socialdemocratillas que nos hemos propuesto.

Hurgando en el perfil de Kayden me encuentro con una imagen en su foto de portada: Deja de intentar encajar cuando naciste para estar afuera. Quizás fue la moraleja, el bofetón, que quiso darnos desde un principio. Chicos trans normativos, mundo trans normativo, teníais mucho que aprender de gente como Kayden.  Y mientras hayamos trans haciendo activismo neurodivergente, tendréis mucho que aprender de nosotres. Rest in power compañero, hermano. El mejor homenaje, continuar la lucha.

 

11140034_1697189340518729_7850260508544973877_n

Kayden Clarke acompañado de Sampson.

 

 

 

 

 

Ayer como hoy, ¡Abajo la unión nacional! (Tantquil)

Las carnicerías de los últimos días son unos eventos horribles. Los actos de esta naturaleza suscitan evidentemente una clara emoción de rechazo. Pero es odiosa la utilización de lloros y de testimonios de angustia de lxs familiares de las víctimas: Nada justifica la sacro-santa unión nacional y todos los ataques que derivarán contra la clase proletaria.  Las agresiones racistas contra musulmanxs o sospechosxs de serlo, se han multiplicado. Las palabras del primer ministro francés sobre la « necesidad de tomar medidas » anuncian ya nuevas leyes de excepción.

Hace un siglo, en julio del 1914 un militante nacionalista asesinaba a Jean Jaurès en París, a dos pasos de la sede de su periódico, L’Humanité. Este acto precipitaría el nacimiento de la « unión sagrada », unión de todos los grandes partidos y sindicatos franceses de la época para la guerra contra Alemania. Una guerra cuyas consecuencias todavía se pueden sentir hoy día un siglo más tarde. « El capitalismo porta en sí mismo la guerra como la nube porta la tormenta » decía Jaurès.

Hoy, sentimos esta tormenta aproximarse de nuevo. Ya de partida, la « llamada a la guerra contra el terrorismo para defender la civilización » en portada de los periódicos, empezando por Le Figaro, periódico que lleva el comerciante de armas Serge Dassault. Ya nos están hablando de unión nacional. Ya nos instan a la « responsabilidad », a la « dignidad ». Una « dignidad »  que no parece sofocar a esa gente que se manifiestan al lado de todos esos dirigentes tanto franceses como internacionales, y que, si acumuláramos sus diversos pasivos, representan la participación en decenas de guerras, represión de miles de oponentes, tortura a gran escala…

La unión nacional de la cual hablan toda la gente que pulula en torno al poder, es siempre la unión contra las explotadas y los explotados. Está en la casi total unión nacional que fue votada en los Estados Unidos el día después del 11 de septiembre, la llamada Patriot Act, un conjunto de medidas que le dan vía libre a la policía, al ejército y a los servicios secretos americanos. Por ejemplo, permite la detención ilimitada de todxs aquellxs consideradxs como « combatientes del enemigo ». Así porque sí, sin inculpación previa, ni juicio. Ésto fue lo que les permitió abrir el campo de Guantánamo. La legalización de la tortura. Y todo ello eh, por la « defensa de la civilización ».

No estamos en ese punto en Francia, pero a veces las cosas se aceleran.

Y no os engañamos. La civilización que quieren proteger todas esas « uniones nacionales », es la sociedad de clases. Es la propiedad privada. Su pasta, la posibilidad de hacer dinero a nuestra costa. Todas esas bonitas palabras como democracia, república, blablabla se borran frente a los imperativos del beneficio. Lo hemos visto hace poco en Grecia: ¿Cuánto han pesado esos principios frente a las necesidades del capital? ¿Dónde estaban lxs fervientes defensorxs de la libertad de prensa cuando el gobierno griego cortaba la televisión pública sin ninguna advertencia previa? Y son esas uniones nacionales las que han puesto en marcha medidas de austeridad que estrangulan a lxs proletarixs griegxs. Recordemos que desde entonces, el número de suicidios se ha disparado, que muchas enfermedades de cáncer ya no son pagadas por la sanidad pública y que el tratamiento les va a costar muy caro a aquellxs que la sufran… Podríamos nombrar muchos más ejemplos, tanto de allí como de otros países.

Porque la unión nacional es la última moda en Europa. Las grandes coaliciones que agrupaban a un enorme espectro político son las que han dirigido en estos últimos años Grecia, Alemania, Italia, Bélgica, Países Bajos, Irlanda. No es un hecho trivial. Esto quiere decir que en todos los lados se están llevando a cabo ataques contra lxs proletarixs. Es ésta la verdadera guerra de nuestra época: Aquella que va contra las explotadas y los explotados. Los Estados no engañan, y después de estos ataques, conforme a nuestra resistencia, toman medidas para mantener el orden, para dar más poder, medios y armas a la policía.

El « antiterrorismo », las leyes de excepción de urgencia puestas en marcha, forjan paso a paso las armas de represión masiva de lxs proletarixs. Estos dispositivos se acompañan de un discurso, aquél del « enemigo interno »: El terrorista. Este terrorismo que los propios Estados capitalistas han suscitado antes y después del 11 de septiembre, con esas guerras imperialistas que han saqueado países enteros, con ese aplastamiento a millones de proletarixs, Su discurso es siempre el mismo: Todos los medios son buenos para defender el cuerpo social contra el « virus del fanatismo ». Son los mismos medios que el poder se reserva para después ir directamente contra nosotrxs.

Frente a esta guerra, sólo podemos oponer nuestra solidaridad activa y nuestra defensa de clase. No somos Charlie, rechazamos esa unidad ficticia con los explotadores.

No somos nada… ¡Seámoslo todo!

Tantquil, 12 de enero del 2015.